Posteado el 14 marzo, 2016 Por en Miscelánea con 601 Visitas

60 años del estreno de “Centauros del desierto”

CENTAUROS DEL DESIERTO MONUMENT

“Centauros Del desierto” está considerada por muchos la mejor película de la carrera del gran John Ford, y al mismo tiempo, una de las películas más influyentes de la historia del cine, alabada por cineastas de la talla de Spielberg, Scorsese y Godard. Filmada en VistaVision, la película se basa en la novela de Alan Le May, que ambienta la trama en la segunda mitad del siglo XIX, con las guerras entre los indios y los pobladores de Texas como telón de fondo.
CENTAUROS DEL DESIERTO VISTAVISIONLa historia fue inspirada por un suceso que tuvo lugar en Fort Parker (Texas) el 19 de Mayo de 1836. Los comanches secuestraron a varias muchachas, entre ellas a Cynthia-Ann Parker, de nueve años, que fue liberada más de veinte años después en la batalla de Pease River, después de convertirse en esposa del guerrero comanche Peta Nocona, con el que tuvo tres hijos. Su tío, James W. Parker, gastó parte de su fortuna y vida en encontrar a su sobrina, búsqueda desesperada que comparte Ethan Edwards (John Wayne) en este film. La de Parker es una de las más de sesenta historias reales de secuestros de niñas en Texas que el autor Alan Le May investigó mientras recopilaba información para su novela.

La película aprovecha esta historia para abordar diferentes temas. Uno de los principales es la actitud histórica del hombre blanco respecto a los nativos americanos. Ford refleja un tipo de racismo que justificaba la violencia explícita en el film. Éste es el caso del personaje central, Ethan Edwards, que parece más interesado en vengar la matanza de la familia de su hermano que en rescatar a Debbie (Nathalie Wood). Del mismo modo, la crueldad del jefe de los comanche, Scar (Henry Brandon), también está motivada por el deseo de venganza. John Ford intenta justificar el motor de sus acciones, otorgándoles cierto sentido de dignidad y orgullo. El director siempre fue explícito al señalar que este prejuicio racial era muy típico del Oeste, y que los nativos nunca recibieron de forma diplomática al hombre blanco. Otro de los temas de la película es la oculta atracción entre Ethan y la mujer de su hermano, Martha (Dorothy Jordan). Aunque ningún diálogo alude a este hecho, hay multitud de referencias visuales que nos muestran la existencia de dicha atracción. Al final de la película uno de los grandes temas es la redención, cómo el camino del odio y la venganza es sustituido por la compasión y el perdón.

CENTAUROS DEL DESIERTO JOHN WAYNE PUERTAPosiblemente estamos ante el personaje más completo interpretado por John Wayne. Fue tanto lo que le gustó al propio actor, que llamó Ethan a su hijo real en honor a su personaje en la película. Ethan Edwards cumple a la vez con los requisitos de héroe y villano en la historia. Aunque al principio solamente actúa movido por el odio y la venganza, al final se vuelve más tolerante y piadoso, asemejándose al perfil de antihéroe característico de los spaghetti western, que curiosamente tan poco gustaban a John Wayne. Uno de los grandes logros de la película fue la espectacularidad del rodaje en exteriores. De hecho, David Lean visionó la cinta en repetidas ocasiones para inspirarse en cómo se debe rodar un paisaje. La entrada de Ethan Edwards a lo largo de una vasta pradera es imitada por el realizador británico en el camino a través del desierto por parte de Sherif Ali en “Lawrence de Arabia”. El equipo de “Centauros del desierto” viajó hasta Monument Valley, en la frontera entre Utah y Arizona, para rodar la película. Un paraje inmenso con yuca, cactus y los restos de los pioneros que murieron rastreando esas tierras en busca del legendario tesoro de la plata india y que se convirtió en el territorio de los indios navajo, apenas tocado por la civilización. John Ford era un enamorado de este escenario, al que recurrió durante gran parte de su carrera para el rodaje de exteriores, desde que lo hiciera por primera vez en “La diligencia” (1939).

CENTAUROS DEL DESIERTO JOHN FORD

Actualmente, todo el que visita esta reserva puede observar una zona llamada “John Ford’s point”, que era la localización favorita del director. Producir una película a 280 km. de la ciudad más cercana era un gran problema, por lo que transportar todo lo necesario hasta Monument Valley fue una tarea tan ardua como el propio rodaje de la película. Primero tuvieron que garantizar el suministro del agua, y después llegaron los demás servicios como la electricidad, que utilizaron para empezar a construir los decorados de la película. El departamento de vestuario de Hollywood trajo una gran cantidad de ropa para los indios navajo que vivían en la reserva, y que actuaron como extras convertidos en unos fieros comanches ansiosos de sangre. Los navajo adoptaron a John Ford en su tribu y le pusieron el apodo de ton inez, que significaba “líder alto” en su lengua. Estos nativos eran grandes jinetes, por lo que rodaron con gran realismo las escenas de persecuciones a caballo, aunque para las caídas más peligrosas se contrató a un grupo de especialistas experimentados. Otras localizaciones del film son Mexican Hat (Utah), y Bronson Canyon en Griffith Park (Los Angeles).

Tags :

1 Respuesta

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *