Posteado el 1 junio, 2018 Por en Críticas con 116 Visitas

Basada en hechos reales

BASADA EN HECHOS REALES (“D’après une histoire vraie”), de Roman Polanski. 2017.

Los límites entre realidad y ficción

Roman Polanski y Olivier Assayas adaptan para la gran pantalla la novela homónima de Delphine de Vigan en la que a la postre es una película menor dentro de la dilatada carrera del realizador de origen polaco. La cinta tuvo una fría acogida en el Festival de Cannes del año pasado, donde participaba dentro de la Sección Oficial -aunque fuera de concurso-, y después de su visionado, el poco interés que ha suscitado parece totalmente justificado.

La protagonista de la historia es Delphine (Emmanuelle Seigner), una escritora de éxito que está viviendo una preocupante crisis creativa que la tiene bloqueada. Su malestar tiene que ver con un sentimiento de culpa por haber relevado datos biográficos de su madre en su anterior trabajo, lo que le impide empezar a redactar de nuevo. Delphine conocerá en el proceso a una joven admiradora, Elle -excepcional y bellísima Eva Green-, que demuestra una gran comprensión hacia la escritora y se convierte rápidamente en su amiga y confidente, aunque como era de esperar, enseguida vemos que no es trigo limpio…

El principal obstáculo de Basada en hechos reales es la imperfección de un argumento que no sabe jugar con sus bazas para construir un thriller psicológico sólido. Todo resulta demasiado precipitado, obvio y poco ambicioso. El film se revela como una variante desangelada de la notable The ghost writer (2010), basada en la novela de Robert Harris, quien ofrecía mayores garantías en un relato plagado de intriga y jugosos diálogos. En esta ocasión, Polanski enfoca la historia hacia el thriller convencional -sin apenas material para desarrollarlo y con giros de guion poco satisfactorios-, cuando lo más estimulante hubiera sido jugar con los fantasmas de Delphine y apostar decididamente por los episodios que representan las ensoñaciones de la protagonista, acentuando la dualidad ficción-no ficción. La extrapolación de este concepto al ámbito literario-creativo, con un mínimo de ambición, hubiera podido evitar la sensación de previsibilidad que inunda toda la historia.

Nadie cuestiona a estas alturas el estilo de Polanski, pero Basada en hechos reales no sabe explorar adecuadamente en la tensión suscitada entre las dos protagonistas, ni en los juegos de seducción planteados, ni en la aportación de personajes secundarios, como el de un irrelevante Vincent Perez. El director, que en su anterior trabajo, la interesante La Venus de las pieles (2013), había conseguido un ejercicio inquietante con diálogos hilarantes sobre las relaciones de dominio-sumisión, pierde aquí la oportunidad de ofrecernos un trabajo con mayor profundidad. Un film lleno de agujeros argumentales que además, va de más a menos. Decepcionante.

Tags : , , , , ,

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *