Posteado el 22 marzo, 2017 Por en Estrenos con 475 Visitas

Crítica de “Imperium”

imperium-827531065-large

IMPERIUM, de Daniel Ragussis. 2016.

Un retrato de neonazis absolutamente superficial e innecesario

Nate Foster (Daniel Radcliffe) trabaja como analista en el FBI tratando de proteger al país de otro 11-S. Poco a poco empieza a sospechar que las tramas islamistas que persigue no tienen ningún fundamento y que sólo generan ansiedad en la población americana. Cuando el FBI descubre una posible trama de fabricación de una bomba, dejan a un lado a los islamistas y empiezan a ver como enemigos a los supremacistas blancos, ideando un plan para dar al traste con un posible atentado. La clave de este plan es Foster, que se infiltra en el grupo de los cabeza rapadas para llegar al meollo del asunto.

Daniel Ragussis (director hasta ahora de un único corto de 2008 que indagaba en la vida del polémico Premio Nobel alemán Fritz Haber, el llamado padre de la guerra química por su trabajo durante la primera guerra mundial, titulado Haber), se sintió fascinado por la historia de Michael German, un agente del FBI que pasó años infiltrado en una comunidad supremacista blanca. Sus experiencias en la vida real han servido de base para el guión de Imperium.

El papel de Daniel Radcliffe está lleno de clichés. Como no es un musculitos, explotan el lado de cara de oficinista que tiene este chico para enseñar al espectador que lo eligen a él en esta misión super secreta por sus grandes habilidades sociales y ganarse la confianza de los rapados neonazis. No se lo crée ni él mismo. Lo siento, pero ésta que suscribe sólo puede ver la misma cara y los mismos gestos que haría Harry Potter si le raparan la cabeza y lo soltaran en un cuartel de la Gestapo en Berlín.

A pesar de evidentes nexos de unión con la excelente American History X, y sobre todo con la espléndida y escalofriante This is England, por citar algunas, Imperium se interesa más por la figura del infiltrado (con su desdoblamiento de personalidad y los problemas morales que ello le acarrean), que por la historia en sí misma, sin ahondar en absolutamente nada. Una pena.

El fallo más garrafal del film es el retrato que hace del mundo neonazi, superficial y tópico, pareciendo el capítulo piloto de una serie para televisión. En suma, el resultado es una película con un argumento molón que finalmente se queda en agua de borrajas.  Suspenso.

Tags : , , , , ,

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *