Posteado el 17 abril, 2017 Por en Estrenos con 486 Visitas

Crítica de “Life”

db_posters_39322

LIFE, de Daniel Espinosa. 2017.

Una mala copia de Alien con demasiadas pretensiones

La propuesta es la siguiente: ciencia ficción hiperrealista con toques de terror. Un Alien, vamos. Por lo que a priori parece atrayante. Pues no. Todo es mentira.

A bordo de la estación internacional que orbita la tierra, sobre el 2025 más o menos (no especifican fecha exacta imagino que para que no se vea como “el futuro” y así hacerla más realista) se encuentran seis expertos de distintas áereas que reciben una sonda de Marte con muestras de lo que podía ser vida exrtraterrestre. No saben lo que esa forma de vida es. “Calvin”, que así lo llaman, necesita óxigeno y comida para sobrevivir, y lo que parece un pequeño ser adorable se convierte en un monstruo que sin motivo aparente quiere acabar con todos y cada uno de los miembros de la expedición.

La figura de Calvin, que empieza siendo una celulita adorable, acaba convirtiéndose más adelante en una especie de pulpo bastante cómico, por no decir que da risa… En ningún momento provoca al espectador ese miedo o terror que pretende. Nadie puede igualar a H.R. Giger, eso es un hecho. Lo demás es copia barata y burda.

Life es como un recuerdo malo de Alien, el octavo pasajero (Ridley Scott, 1979). Daniel Espinosa, su director, la reconoce como una de las mayores influencias a la hora de rodarla. Pero claro, esto es como decir que la fotografía que más le ha influido es la de Vadim Yusov y tú lo que ves en pantalla es un capítulo de “Los Lunnis”. Daniel Espinosa, que anda bastante perdido en esto de la dirección (recordemos que en la nefasta El niño 44 se cargaba la estupenda novela de Tom Rob Smith) y de las influencias, decía en una entrevista que todos las grandes maestros del cine han hecho una incursión en este género de la ciencia ficción como 2001 una odisea en el espacio, Solaris o la propia Alien… Que ha cogido un poco de todos y que ha intentado darle su toque personal y reinterpretar este género dándole peso a los personajes dotándolos de una vida fuera. ¿Me explicas?

Que los partidarios de esta tomadura de pelo aboguen en su defenda basándose en que la estación espacial está reproducida con todo lujo de detalles me produce risa. Ni los escenarios de Gravity (Alfonso Cuarón, 2017) ni las escenas de claustrofobia y angustia de Ridley Scott se puede comparar con esto. Espinosa no puede mantenernos en tensión ni cinco segundos y lo que deseas es que los maten a todos y acaben con su sufrimiento (y el nuestro).

Como reclamo publicitario tenemos un plano de Jake Gyllenhaal que debería empezar a replantearse los derroteros que está tomando su carrera y a DeadpoolRyan Reynolds en un papel sin importacia ni lucimiento. Rebecca Ferguson, cuyo nombre también aparece bien destacado en el poster principal de la película, podría ser perfectamente tu vecina del tercero. El resto es relleno puro y duro.

Life no puede competir con nada. Señores que lean esta crítica, si quieren ver una película de terror espacial veánse Alien y si quieren filosofía interplaneteria con un” yo, mi, me, conmigo” tiren de Kubrick y de Tarkovski. No pierdan el tiempo con este tomadura de pelo, con un final absolutamente previsible y ahorránse la sensación de que Daniel Espinosa se está riendo de ti, señalándote con el dedo.

Tags : , , , ,

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *