Posteado el 9 julio, 2017 Por en Críticas con 221 Visitas

Okja

OKJA, de Bong Joon-ho. 2017.

Drama ecológico con monstruo entrañable que se queda en la superficie

Bong Joon-ho regresa tras la meritoria Snowpiercer (2013) con Okja, cinta producida por Netflix y que levantó no poca polémica a raíz de su inclusión en la lista de películas seleccionadas en competición oficial de la pasada edición del Festival de Cannes. El realizador coreano nos ofrece una historia de crítica social, aunque menos implacable que su predecesora. Tanto la ambientación como la acción en Okja es más distendida e infantil, y por tanto, el mensaje posee menos fuerza, aunque emplee la fórmula que tanto gusta a priori de aventura con monstruo, que recuerda un poco más a The host (2006), otro meritorio trabajo del director. Sin embargo, en este caso tampoco raya al mismo nivel pues carece del efecto que producía el papel del antihéroe protagonista.

La verdad es que Okja se va apagando a medida que transcurren los minutos. Su intención es ser un cruce entre un drama ecológico con mensaje a lo E.T. y una fuerte crítica a la sociedad de consumo, pero presenta una serie de carencias que perjudican gravemente al conjunto. Principalmente, sus personajes, demasiado caricaturizados, nos dan la sensación de que su humanidad es tan artificial como la creación del supercerdo de granjas Mirando. El talento de una histriónica Tilda Swinton se malgasta en una repetición de tics que se acentúan incluso más cuando la hermana gemela entra en escena. Y qué decir del pobre Jake Gyllenhaal, quien da un poco de vergüenza ajena en el peor papel con diferencia de toda su carrera.

La trama tampoco da para más. No empatizamos con la crítica a los métodos de las multinacionales y la historia se alarga innecesariamente como un chicle sin profundizar lo más mínimo. El grupo de salvadores de los animales liderados por Paul Dano tampoco tiene demasiado recorrido, y es que todo en esta película está dibujado con brochazos de trazo grueso. Lo único que nos queda es que los amantes de personajes como Totoro se derritan ante la inocencia de la cerdita Okja. Sí se agradece al menos que en algunas decisiones Bong Joon-ho no trate de complacer al espectador con la resolución más feliz, aunque lo más destacable de la película son sus secuencias de acción, especialmente la persecución que tiene lugar en el metro de Seúl.

En definitiva, Okja se asemeja a una comedia de acción bastante irregular, con secuencias y personajes metidos con calzador y que en ningún caso nos revelan contra las injusticias y los atentados ecológicos que cometen a diario las multinacionales. Flojita.

Tags : , , , ,

1 Respuesta

  1. Me parecio malisima, mas infantil e inocente que muchas peliculas para niños, ejemplo: “Animales al ataque.”

    Una porqueria sobrevalorara por la critica y el publico, donde esta el pensamiento critico? Ademas el cerdo que parece un elfante deforme, es un bicho bastante repelente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *