Posteado el 28 marzo, 2017 Por en Críticas con 249 Visitas

Perros

DOGS CARÁTULA

PERROS (“Câini”), de Bogdan Mirica. 2016.

Un thriller fronterizo con aires de western que confirma la buena forma del cine rumano actual

El debut de Bogdan Mirica confirma el buen estado de forma del cine rumano, uno de los más innovadores y originales del panorama actual, ampliamente reconocido durante los últimos años en los festivales más importantes, sobre todo en Cannes. Precisamente en la cita francesa Perros logró en la última edición el premio FIPRESCI dentro de la sección “Une certain regard”.

La propuesta de Mirica destaca por su originalidad, incluso si la englobamos dentro del panorama de la Nueva Ola Rumana que se ha venido desarrollando en los últimos diez años. Mirica teje un thriller fronterizo, con elementos propios del western, para tratar temas como la herencia, la corrupción (uno de los ejes clave del cine rumano) y la venganza, en una ambientación muy personal, logrando un marcado estilo propio.

Roman (Dragos Bucur), un joven de Bucarest, se desplaza a un vasto terreno en la frontera rumana oriental, cerca de Ucrania, el cual ha heredado de su abuelo, dispuesto a venderlo. Ahí compartirá en un principio su soledad con un extraño viejo que cuida de la casa y una perra, curiosamente llamada Policía. En uno de los primeros diálogos del film, Roman le pregunta al viejo, sorprendido, si la casa está siempre abierta, a lo que este último contesta que “aquí sólo entra el calor”. La sensación de soledad e inmensidad es devastadora.

Sin embargo, muy pronto descubre que la propiedad de su abuelo, en realidad un poderoso mafioso, es utilizada por una banda de criminales para llevar a cabo sus trapicheos. Por su parte, el viejo y enfermo jefe de policía Hogas (Gheorghe Visu), el personaje más redondo de la cinta, intenta sacar luz a un extraño caso de un pie mutilado y que está directamente relacionado con la trama mafiosa, a la vez que Roman se topa con el violento tártaro Samir (Vlad Ivanov), el líder de la banda, con el que mantendrá algunos de los diálogos más interesantes de la película sobre los diferentes puntos de vista con los que afrontan la realidad. “Somos gente sin estudios, de alguna manera tenemos que divertirnos”, explica Samir a Roman cuando éste se sorprende por la lucha cuerpo a cuerpo entre dos miembros de la banda, que se retan en violentos enfrentamientos para pasar el rato.

En líneas generales, Perros es una película interesante, lacónica en diálogos y en su puesta en escena, pero tremendamente efectiva. El peso de la corrupción, la crisis de las instituciones rumanas, el contraste entre la vida urbana y la rural, y el sentido de pertenencia son el telón de fondo de esta historia que narra el enfrentamiento paulatino del joven Roman con la banda de mafiosos que ocupa sus tierras.

Mirica se luce con una asfixiante dirección de fotografía y una acertada elección de la música; se recrea en el uso del plano secuencia y nos deslumbra con un excepcional uso de la elipsis que precipita el desenlace de la acción. Como punto más débil, y a pesar de que las interpretaciones son muy correctas, el personaje central de Roman está un poco desdibujado, al contrario que el de Samir, del que lamentamos que no se haya aprovechado para profundizar más. De todas formas, esto último no impide que el film cumpla con creces las expectativas, suponiendo un ejercicio de estilo sobrio y lleno de personalidad. Muy recomendable.

Tags : , , , , ,

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *