Posteado el 22 agosto, 2017 Por en Estrenos con 176 Visitas

Crítica de “La torre oscura”

LA TORRE OSCURA (“The Dark Tower”), de Nikolaj Arcel. 2017.

Olvida el nombre de tu padre, olvida que has ido a ver esta película

Todo indica que La torre oscura parece un cruce entre los universos de Tolkien y del género western. Así de estrambótico y llamativo resulta a primera vista, pero el autor del invento no es otro que el prolífico escritor de mundos paralelos  Stephen King, y era sólo cuestión de tiempo que de casi todo lo que imagina acabara en película, con la intención, tal vez, de convertirlo en franquicia.

Obviamente la taquilla tiene la última palabra pero por lo que corresponde a la crítica, a ésta en concreto, no me voy a pronunciar favorablemente ante esta tomadura de pelo. Y eso a pesar de contar con un reparto encabezado por Idris Elba y Matthew McConaughey.

El guion es un desastre, incongruencias totales, además del cero respeto por los personajes (ese casting, duele la vista). Muestra sus cartas demasiado rápido y entra en un caos de escenas en las que parece que no importa mucho el motivo (lo importante es avanzar) y el sentido épico brilla por su ausencia. Cuando veo estas adaptaciones que no respetan a la obra madre, pienso en Peter Jackson y su tremenda trilogía de El Señor de los Anillos, donde logró superar o empatar a la imaginación del lector.

La Torre Oscura, con sus ocho tomos es una epopeya literaria que no se puede despachar en 95 minutos ni como presentación de una saga. El director debuta en Hollywood con un blockbuster que prometía un mejor resultado y se ha quedado muy lejos de lo aceptable. Ha fracasado de manera estrepitosa e ignoro por qué los productores no han intervenido viendo el resultado final.

Aunque consigamos quedarnos con el armazón de la historia (esto es, un niño con poderes especiales puede salvar el universo de un poder malvado, ayudado por un pistolero), todo queda demasiado incoherente, demasiado traído por los pelos. No te crees nada, a pesar de las esforzadas interpretaciones de Elba y de McConaughey, es un batiburrillo incoherente, incomprensible, inexplicable y delirante. No todo vale, señores, porque la imaginación y la creatividad está bien, pero es que no se entiende nada de nada. Ni siquiera entiendes por qué has perdido 95 minutos de tu vida en la butaca del cine. Un desastre total.

Tags : , , ,

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *