Posteado el 8 junio, 2017 Por en Críticas con 238 Visitas

Pastoral americana

PASTORAL AMERICANA (“American pastoral”), de Ewan McGregor. 2016.

Debut plano y estéril de McGregor en la dirección

Ewan McGregor debuta tras la cámara en la adaptación de una compleja novela de Philip Roth, en la que se muestra el lado más oscuro y decepcionante del American Dream. Roth, eterno aspirante al Premio Nobel de Literatura, teje en esta novela, que junto a “Me casé con un comunista” y “La mancha humana” forman su “Trilogía Americana”, un discurso lúcido y furioso que la película de McGregor no consigue alcanzar en ningún momento.

El film narra la vida de Seymour Lvov, conocido como “El Sueco”, un héroe deportivo y exitoso hombre de negocios que lleva la empresa familiar de fabricación de guantes fundada por su padre. Sin embargo, su vida privada chocará frontalmente con la difícil situación económica de los años 60. “El Sueco”, casado con Dawn (Jennifer Connelly), reina de la belleza en sus años de juventud, tiene una hija llamada Merry (Dakota Fanning), que desaparece siendo una adolescente después de ser acusada de perpetrar un terrible atentado. Ninguna de las familias, ni mucho menos las implicadas en el suceso, volverá a ser la misma, en lo que supone una visión pesimista de los Estados Unidos que gobernó Lyndon Johnson, contexto en el que destacaba la lucha por los derechos civiles de una maltratada comunidad afroamericana.

Aparte de resolver de forma distinta a la novela algunos de los temas más escabrosos como el del incesto, el ejercicio de McGregor es inerte y mecánico; simplemente asistimos a una continuada sucesión de hechos, sin apenas tensión narrativa. Además, nada parece más desacertado que su miscasting como “El Sueco”, un héroe carismático que se derrite en la plana interpretación del actor. El protagonista tratará de encontrar una explicación a la tragedia que le ha tocado vivir, sin conseguirlo, y sin conseguir tampoco transmitirnos ni un ápice de emoción.

El guión de John Romano simplifica el contenido de la novela y sigue una estructura lineal en la que se evitan los saltos temporales. La trama simplemente se encarga de mostrarnos cómo se va deteriorando el mundo que rodea a los protagonistas de forma progresiva. Apenas encontramos algún flashback, siempre alrededor de la figura del escritor Nathan Zuckerman (David Strathairn), que recoge la historia de “El Sueco” contada por su propio hermano Jerry (Rupert Evans).

En resumen, Pastoral americana tiene una realización plana y prosaica, carente de emoción, y todo su poder radica en lo interesante de la historia de Roth. Aunque la ambientación está bastante cuidada (eso sí, estropeada por la incursión de imágenes documentales de forma bastante torpe), el resultado final no está a la altura de una de los mejores escritores de la literatura universal. En su primer intento en la dirección McGregor obtiene un suspenso, y es que la obra original le viene demasiado grande al actor escocés.

Tags : , , , ,

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *