Posteado el 11 junio, 2017 Por en Estrenos con 249 Visitas

Crítica de “El sueño de Gabrielle”

EL SUEÑO DE GABRIELLE (“Mal de pierres”), de Nicole Garcia. 2016.

Una actuación que nos recuerda de nuevo lo gran actriz que es Marion Cotillard

El sueño de Gabrille obtuvo el Premio del Jurado a la mejor película en la 1ª edición del Barcelona Film Fest, y 8 nominaciones a los premios César en Francia. Una tarjeta de presentación acorde con el talento narrativo de su directora Nicole Garcia y de las interpretaciones de Marion Cotillard, que por fin vuelve a ser lo que era, al menos en esta interpretación, de Louis Garrel y del siempre perfecto Àlex Brendemühl.

El trío protagonista forma un triángulo amoroso que está en la base de esta historia con los elementos indispensables para el romanticismo a tope de una joven rebelde e incomprendida que rechaza las convenciones sociales y las imposiciones familiares, especialmente de una madre autoritaria que le obliga a casarse.

Aunque en alguna entrevista Nicole Garcia afirmaba que la trama de su película era novelesca, el tono enfebrecido y loco con el que Gabrielle rechaza a su marido y busca el “autentico amor” la aproxima a la locura de las heroínas románticas, y claro, ahí ha ganado a la que suscribe.

Alex Brendemühl encarna a José, el segundo polo del triángulo, el marido respetuoso, comprensivo y paciente de Gabrielle. José es un trabajador humilde que encuentra en su esposa un modo de vida que desea, pero que se le escapa entre los dedos. Al amor callado de José, Gabrielle le corresponde con desplantes y escapadas con el corazón  a otra parte. Brendemühl dota a su personaje de su gran capacidad de ensimismamiento, mientras que Cotillard impregna a Gabrielle de su ambivalente frialdad y carnalidad.

El vértice del triángulo es André, un soldado herido en la guerra de Indochina a quien interpreta con su aire enfermizo y decadente Louis Garrel, catalizador del amor involuntario de Gabrielle.

Nicole Garcia prioriza el punto de vista femenino y deja reposar sobre la espalda de la protagonista, y en última instancia de su madre, responsable absoluta de su infelicidad, la carga dramática. El relato es clásico en su forma y contenido, y tiene forma y contenido gracias a la complejidad de los dos protagonistas masculinos.

Gabrielle es el retrato, según su directora y así nos la presenta, de una mujer fuerte, desplazada de una realidad social en la que se siente agobiada y decidida a luchar por conseguir sus deseos. Una feminista sentimental en la Francia de los 5o que no acepta la jaula de oro de un matrimonio en el que no cree. La película está basada en la novela  “Mal di pietre” (“Mal de piedras”) de la escritora italiana Milena Agus. Recomendada para todos los románticos sin remedio.

Tags : , , , , ,

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *