Posteado el 5 junio, 2017 Por en Críticas con 275 Visitas

Una historia de venganza

UNA HISTORIA DE VENGANZA (“Aftermath”), de Elliott Lester. 2017.

Drama convencional y reiterativo en el que sorprende el regitro dramático de Schwarzenegger

Javier Gullón, reputado guionista de títulos como Enemy (Denis Villeneuve, 2013) escribe el guión de Una historia de venganza, una recreación con ciertas licencias de la tragedia de Überlingen en 2002, en la que colisionaron dos aviones debido a la negligencia de un controlador aéreo. El título, algo sensacionalista, sumado a que además el film está protagonizado por Arnold Schwarzenegger, nos hace esperar una película de acción desenfrenada, pero nada más lejos de la realidad.

Y es que el título original del film, Aftermath (“Secuelas”) parece más acertado con el contenido del film, en el que se nos retrata las dos historias de readapatación, la de Roman y la del controlador aéreo, mientras se gesta la “venganza” a la que hace referencia el título castellano.

Roman (Arnold Schwarzenegger) es un padre de familia de origen ruso que trabaja en la construcción y que espera la llegada de su mujer y de su hija embarazada, procedentes de Kiev. En el aeropuerto le comunican la fatal noticia de que el avión en el que viajaban se ha estrellado en el aire contra otro, sin dejar supervivientes. Roman deberá empezar así un duro camino de duelo para superar las muertes, mientras tiene que lidiar con la poca humanidad de los representantes legales de las compañías aéreas, que únicamente le proporcinan ayuda psicológica y una importante suma de dinero para compensar las pérdidas. “Únicamente quiero que alguien me pida perdón por haber matado a mi familia”, repite en varias ocasiones, conmocionado por la mencionada falta de tacto.

Paralelamente, la vida de Jake Bonanos (Scott McNairy), el controlador aéreo, se ha convertido en un infierno. Sumido en una fuerte crisis y separado de su mujer e hijo, cambia de identidad y de trabajo, trasladándose a una nueva ciudad donde intentará comenzar una nueva vida.

El camino de ambos protagonistas acabará por cruzarse en un final que eleva el nivel de tensión general del film, bastante contenido y con un desarrollo dramático bastante reiterativo, en el que, por ejemplo, se abusa de imágenes de aviones surcando los cielos. Y es que la puesta en escena es bastante simple, lejos de la tensión que se le presupone a la historia que nos cuenta.

Schwarzenegger está bastante correcto en este registro dramático, más en la línea de su última actuación en Maggie (Henry Hobson, 2015), tan distinta a la que nos tiene acostumbrados, pero en algún momento queda patente que su expresividad facial, cuando es necesario algo más que palabras, es justita, por lo que lo más destacado del film es el desgarro interior del controlador aéreo interpretado por Scott McNairy.

En definitiva, Una historia de venganza no ofrece mucho más que lo que nos pueda deparar un correcto telefilm. Aunque intenta contagiarse de una solemnidad y tomarse las cosas con tiempo (quizás demasiado), las ideas y la trama resultan bastante repetitivas y tampoco consiguen que ahondemos en la reflexión acerca de la responsabilidad del trabajo de ciertas personas y sus consecuencias.

Tags : , , , ,

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *