Posteado el 2 enero, 2018 Por en Críticas con 100 Visitas

Día de patriotas

DÍA DE PATRIOTAS (“Patriots Day”), de Peter Berg. 2016.

Una ciudad contra el terrorismo

Peter Berg refleja en Día de patriotas el atentado que acabó con tres vidas -y provocó más de trescientos heridos- en la Maratón de Boston de 2013 y el posterior cerco por toda la ciudad a los terroristas, dos hermanos de origen checheno, hasta que fueron capturados.

El realizador, especialista en cintas de acción, afronta la película desde el punto de vista del heroísmo y la resistencia de una ciudad enfrentada a los ataques, en un claro mensaje universal de unidad. Para ello dibuja un retrato coral de varios personajes implicados de un modo u otro -víctimas, miembros de las fuerzas del orden y de los servicios de emergencia- en el que se entremezclan personajes ficticios y reales.

Un incombustible John Goodman interpreta al Comisario de Policía de Boston, Ed Davis, encargado de liderar el dispositivo para rastrear a los asesinos, mientras que Kevin Bacon se pone en la piel del agente especial del FBI Richard DesLauriers, otro de los altos mandos encargado de solucionar el conflicto. Junto a ellos encontramos a Mark Wahlberg como el oficial de policía Tommy Saunders, un personaje inventado que encarna la fusión de varios agentes en la que supone la tercera colaboración del actor con Peter Berg después de El único superviviente (2013) y Marea negra (2016).

La película es un trepidante vehículo de ficción a la vez que un documento verídico riguroso. Una de sus grandes virtudes es la combinación de imágenes de archivo reales con secuencias de ficción en un trabajo enfocado como un homenaje a las víctimas y a todos los héroes anónimos que colaboraron enfrentándose al terrorismo. El encaje de estilos -crónica y ficción- es ciertamente convincente y Berg acierta en presentar a los personajes antes de los fatídicos hechos -cuando se produce el atentado, ya han transcurrio aproximadamente unos cuarenta minutos de metraje- para que el impacto emocional a posteriori sea mayor. Por su parte, los terroristas son introducidos como un par de personajes más, aunque de forma arquetípica, para facilitar su identificación con el Mal.

Es inevitable encontrar en Día de patriotas un discurso convencional -y conservador- sobre la problemática del terrorismo, pero al menos Peter Berg sabe contener en el momento clave lo que supondría una innecesaria demostración de heroísmo por parte del personaje de Wahlberg y se decanta por una reconstrucción fiel de los hechos.

En definitiva, estamos ante un film en el que el poder expresivo de las imágenes, acompañado de un ritmo constante y preciso, lo convierten en un producto más que entretenido. También contribuyen a subir la nota media del conjunto final, por un lado, la banda sonora de Atticus Ross y Trent Reznor, quienes consiguen crear la atmósfera necesaria en cada momento, y unos planos aéreos deliciosos de la ciudad de Boston que nos ayudan a seguir la revisión de un trauma con gran precisión técnica.

Tags : , , , ,

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *