Posteado el 13 abril, 2015 Por en El Análisis con 641 Visitas

El evangelio según Pasolini

1426698495886

No es novedoso mencionar la fascinación que la pintura provocaba en Pier Paolo Pasolini. De todos modos, analizar cómo aparece lo pictórico y lo poético en “Mamma Roma” puede resultar esclarecedor o al menos puede aportar algo de luz sobre los modos de comprender la mirada de  Pasolini.

7294-944-550Resulta sintomático que Pasolini siempre fuera visto como un intelectual incómodo, por creer en sí mismo y por disfrutar de una forma de vida desafiante, frente a los conceptos patriarcales y burgueses de una sociedad defensora de la familia como institución prima en la Italia de los años sesenta y setenta. Decían de él en 1962: «¡Basta ya de apóstoles del fango! Basta ya de invertidos, prostitutas, chulos, gentuza y atracadores. Estos desechos humanos son el argumento de las morbosas fantasías de los llamados intelectuales de izquierda. ¡Impidamos el paso a la cultura invertida, vanguardia del comunismo!» (citado en Silvestra Marinello, Pier Paolo Pasolini, 1999, Cátedra, p. 190). Pasolini era molesto. Y sus películas eran incómodas. Mucho.

“Mamma Roma”  es aparentemente una película para todos los públicos, pero no. Hay una segunda lectura oscura donde Pasolini era absolutamente consciente del revuelo que iba a producir en la imagensociedad y la crítica que se le iba a venir encima. Mamma Roma es una prostituta encarnada por la granítica Anna Magnani, que abandona su pueblo tras la boda de Carmine, su chulo, con otra mujer. Se desplaza hacia la ciudad para ofrecerle a su hijo Ettore una vida mejor. La película es una elaborada crítica de Pasolini al sistema político imperante, donde esos descampados, tan presentes en las películas italianas, representan la frontera entre dos mundos. El personaje de “Mamma Roma” personifica el intento de todos los desheredados de trasladarse hasta la ciudad. Allí  luchará en vano, contra el destino y la fatalidad.

mammaroma1Pasolini tiene una particular concepción de la imagen en el cine y existe una correspondencia entre lo escrito y el texto audiovisual.  En su registro de filmación, afirmaba  que buscaba  la plasticidad de la imagen siguiendo el camino de Masaccio con la idea del claroscuro y la importancia que le asigna al hombre como centro de perspectiva remarcando que las imágenes que tiene en su mente son los frescos de Giotto y de Masaccio.

“Mamma Roma”  tiene mucho de heterodoxa pasión y muerte cristiana en la que Mamma Roma sería una doliente Maria, Ettore un sufriente e incomprendido Jesús, acompañado puntualmente por la prostituta Bruna, quien no hace falta decir que sería una tópica María Magdalena, sin olvidar el simbolismo de ese grupo de amigos que le traiciona y abandona.

En sus primeras imágenes asistimos a una boda que parece un retablo de la Última Cena o de mammaroma2las Bodas de Caná (1652) de Johann Heinrich Schönfeld. La secuencia de la película en la que aparece Ettore en una cama de la cárcel, tomada desde los pies hacia la cabeza, fue interpretada por una gran parte de la crítica como inspirada en la Lamentación ante el Cristo muerto, de Mantegna. En ese momento, con este violento escorzo, la muerte se abalanza sobre el espectador y lo agrede. Tras enterarse, el rostro de Anna Magnani, descompuesto, recuerda al de una virgen que ha perdido a su hijo en la cruz.Mamma Roma (Pier Paolo Pasolini, 1963) Es como si Pasolini recrease la Pasión, como si ofreciera a ese joven, a todos esos jóvenes desheredados en sacrificio, muertos por el desarraigo y la desvinculación. 

“Mamma Roma” está dirigida  con planos frontales, recordándonos a la pintura del Trecento y del Quattrocento italiano, con muy pocos movimientos de cámara. Una obra maestra a reivindicar como toda la obra del inimitable Pier Paolo Pasolini.

Tags :

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *