Posteado el 18 noviembre, 2017 Por en Críticas con 52 Visitas

El muñeco de nieve

EL MUÑECO DE NIEVE (“The snowman”), de Tomas Alfredson. 2017.

El muñeco de nieve formará parte a finales de año de la lista de mayores decepciones de 2017, y falta todavía confirmar si tendrá el dudoso honor de ocupar el primer puesto en la misma.

Basada en la novela homónima del aclamado escritor noruego Jo Nesbo, producida por Martin Scorsese, dirigida por el sueco Tomas Alfredson -responsable de las meritorias Déjame entrar (2008) y El topo (2011)- y protagonizada por el solvente (aunque últimamente desorientado) Michael Fassbender en el papel del controvertido investigador Harry Hole, El muñeco de nieve tenía a priori todos los elementos necesarios para ser una gran película, pero nada más lejos de la realidad…

El film es totalmente plano y gélido como los parajes noruegos donde se desarrolla la acción. El guion es infumable desde el flashback inicial en el que presenciamos episodios de la infancia del asesino en serie que mutila a mujeres solteras o separadas para aliviar los traumas sufridos cuando era un niño. Alfredson, caracterizado por su gran capacidad por captar y mostrar imágenes realmente perturbadoras, no da con la fórmula en un montaje confuso en el que convergen, metidas con calzador, subtramas en las que no sabe profundizar adecuadamente.

Es el caso del problema de alcohismo de Hole, presentado de forma abrupta -posiblemente ésta no era la primera novela protagonizada por el detective que se debería haber adaptado al cine- y la relación con su ex-mujer (Charlotte Gainsbourg) -alarmante falta de química entre la pareja de actores incluída-. Ambos elementos demuestran la pretensión de Alfredson de ofrecer, además de la trama policial, aspectos afectivos de la vida de Hole que sumen al conjunto final, aunque da la sensación de que se hace más por obligación que otra cosa y todo resulta irrelevante y desganado.

La aparición en escena de la joven detective interpretada por Rebecca Ferguson tampoco aporta nada sustancial a la trama. Su obsesión por esclarecer el posible suicidio de su padre, a quien da vida un demacrado -e irreconocible- Val Kilmer, se expresa con un par de flashbacks más, de forma caótica y dejando muchos cabos sueltos que acaban por socavar la moral del sufrido espectador.

En definitiva, una película en la que da la sensación de que pasan muchas cosas, pero sin suscitar el más mínimo interés. El muñeco de nieve se pierde y estropea a las primeras de cambio sin conseguir siquiera aspirar a copia desangelada de buenas películas del género, dejando una absoluta sensación de decepción y de oportunidad perdida. Otra gran novela echada a perder. Y van…

Tags : , , , , , , ,

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *