Posteado el 7 enero, 2018 Por en Críticas con 189 Visitas

Ferdinand

FERDINAND, de Carlos Saldanha. 2017.

El toro pacifista

Ferdinand es una propuesta de los estudios Blue Sky, firma detrás de la franquicia La edad de hielo y del film Río (2011), entre otros. Como esta última, Carlos Saldanha es el director, situando la acción en el sur de España, concretamente en una localidad de Málaga en la que se recrean divertidos tópicos folclóricos. El film se basa en el libro de 1936, escrito por Munro Leaf e ilustrado por Robert Lawson, que dos años después de su publicación fue adaptado en un cortometraje de apenas ocho minutos que le supuso un Oscar a la Disney, y que fue prohibido en España por su mensaje abiertamente antitaurino.

Saldanha recoge la esencia del clásico de Leaf y le añade más personajes y situaciones para tratar de representar la historia con mayor profundidad. El mensaje no es otro que ser fiel a uno mismo y no dejarnos influenciar por los juicios de los demás, sea cual sea nuestra condición, lo cual, aunque no es nada original, nunca es un mal punto de partida en una película animada. Un mensaje, en definitiva, a favor de la paz y el amor.

El trabajo de ambientación es realmente interesante en la recreación de la finca donde se cría el ganado, el pueblo andaluz y las corridas de toros, si bien el resultado nos puede recordar por momentos a una localidad mexicana. El ex-luchador de wrestling John Cena pone voz a al toro Ferdinand, en un muy buen trabajo en el que refleja la combinación de bravura y ternura del personaje con un tono divertidísimo.

La película es controvertida porque no puede escapar de su marcado espíritu antitaurino, haciendo hincapié en el respeto hacia la vida animal, aunque no se centra únicamente en ello. Ferdinand es un toro al que no le gusta pelear y prefiere pasar el tiempo oliendo flores en el campo. Siendo fiel a sus principios, conseguirá el respeto y la admiración de todos, convirtiéndose en un modelo a seguir.

Ferdinand es un digno trabajo que conserva toda la magia del cartoon clásico y que tiene su máximo logro en la elaboración de unos personajes exquisitos, como los tres caballos de origen alemán, el grupo de puercoespines que ayudan a Ferdinan a escapar o la cabra Lupe, que se convierte en el máximo exponente de la vis cómica del film desde su aparición. La escena del reto musical entre caballos y toros es una de las mejores escenas de animación de los últimos años, al igual que el enfrentamiento final entre Ferdinand y el Primero, el matador que pretende poner rúbrica a su carrera con una memorable corrida.

Los continuos gags contribuyen a hacer de Ferdinand una película muy entretenida, ya que la historia se atasca por momentos y tiene cierta tendencia al subrayado, alargando demasiado la trama, sobre todo en un último tercio que rinde a menor nivel que el resto. Por otro lado, la banda sonora de John Powell es correcta, pero se echa de menos algún tema más contundente y reconocible que hubiera acompañado las imágenes más destacadas del film.

Tags : , ,

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *