Posteado el 8 septiembre, 2016 Por en Actualidad con 395 Visitas

Festival de Venecia: Rocco Siffredi se sincera con un documental sobre su vida

1473091067912

Su madre quería que se hiciera cura. Sin embargo, él firmó “un pacto con el demonio”. Así se refiere Rocco Siffredi (Ortona, 1964) a la parte más célebre de su cuerpo. La que le llevó a ser la estrella del porno más conocida del mundo. Aquel acuerdo le regaló felicidad, fama, dinero y la posibilidad de acostarse con “muchísimas mujeres guapas” –1.700 filmes, con cuatro o cinco parejas en cada uno: calculen ustedes-. A cambio, el diablo entre sus piernas le privó de la intimidad y del control sobre su vida. Llegó a dominarlo, sostiene Siffredi. No parece haber nada que el actor no esté dispuesto a contar. Lo ha hecho en el documental Rocco, presentado ayer en el festival de Venecia.

El documental muestra a Siffredi interactuando con varias actrices antes y durante los rodajes. Hay provocaciones sexuales. Ellas mismas le temen e idolatran. Una secuencia en la que introduce su mano a fondo en la garganta de una joven sobrepasa límites indignos. ¿No le parece machista? “Debería fijarse en quién coge mi mano y quiere mostrarme de qué es capaz. El porno fue machista al 100%, las mujeres ni tenían orgasmos. Hoy ha cambiado muchísimo, ahora mismo hay cosas que ni se imagina. Es un ataque que se ha quedado atrás, me hace gracia”. Sea como fuere, era también la obsesión de los directores durante los dos años de rodaje: “No hemos mostrado el falso goce de las mujeres, sino sus heridas y dolor. No negamos que la pornografía sea sexista y no escondemos nada, era nuestra principal preocupación. Sin embargo, el documental también muestra que la verdad es más compleja e incómoda”.

Los cineastas confían en que “Rocco” tenga más mercado que el actual cine pornográfico. Siffredi cree que “Internet lo ha destruido al 100%. Ahora cualquiera se graba con el móvil y lo sube gratis. Los nuevos ricos del sector no son los productores sino quien sabe usar la Red”.

Tags : ,

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *