Posteado el 8 septiembre, 2016 Por en Cine Independiente con 593 Visitas

“Hedwig and The Angry Inch” (2001)

HEDWIG BERLIN WALL

Stephen Trask llevaba una biografía de Fassbinder bajo el brazo cuando conoció a John Cameron Mitchell. Le explicó que era músico en un grupo llamado Cheater, y que le rondaba por la cabeza la idea de crear un personaje que fuera punk y romántico HEDWIG AND THE ANGRY INCH CARÁTULAa la vez. El origen de “Hedwig and the angry inch” se fraguó en el Squeezebox, un local de New York frecuentado por drag-queens con gustos más rockeros de lo habitual. El local contrató a Trask para organizar un espectáculo y la primera aparición de Hedwig se produjo en Julio de 1994. Era un espectáculo muy distinto a lo que estaban acostumbrados, ya que habitualmente las drag-queens actuaban en playback. Hay que decir que al público le encantó el personaje, que siempre acababa la actuación arrancándose la peluca y el vestido. Mitchell contaba la historia de Hedwig entre las canciones, lo que supuso que fuera el primer show drag que contaba con una historia, canciones en directo y una banda en vivo con material original.

“The origin of love” fue la primera canción queHEDWIG BROADWAY compuso Trask, basándose en el Banquete de Platón. Todos los grandes pensadores acudían con sus parejas a la celebración, donde conversaban sobre el amor. El discurso en el que se inspira la canción es el de Aristófanes, pero explicado en forma de cuento infantil, recordando el estilo del Dr. Seuss.

La historia de amor de Hedwig era una metáfora viviente del hecho de haber encontrado a la pareja perfecta y el descubrimiento inmediato de que no puedes estar con ella.  Faltaba contar una historia clara, para poder extrapolar el personaje creado a una obra Off-Broadway. David Binder, el productor y Peter Askin, el director, contaban tan sólo con unos $29.000 para lanzar el proyecto. “Hedwig” tenía tres partes bien diferenciadas: la comedia, la música de Trask y una poderosa historia de amor. Tenían que intentar que las partes se combinaran entre sí sin minar el potente mensaje de la tercera de ellas.

En un principio, el personaje principal de la obra iba a ser Tommy Gnosis (“conocimiento” en griego), que tenía mucho de la biografía de John Cameron Mitchell. Hijo de un Comandante de las Fuerzas Americanas en Berlín, su padre sirvió en la capital alemana de 1984 a 1989. Vivieron en distintas ciudades, y uno de los recuerdos más pintorescos de su infancia era el de las caravanas cercanas a la base militar de Junction City en Kansas, donde Hedwig en la película se traslada a vivir cuando se casa con el sargento Luther Robinson, después de abandonar su Berlín Oriental natal. En esas caravanas vivía una mujer alemana divorciada, que siempre estaba frecuentada por hombres, una mujer muy sofisticada que fue una de las inspiraciones para el personaje de Hedwig, transformándola en un músico de rock. La canción “Wicked Litle Town” tiene mucho sobre el sentimiento de cómo abandonar un lugar deprimente como ése.

HEDWIG YITZHAKTrask y Mitchell buscaban una voz de apoyo. En un principio iba a ser un hombre, pero querían una voz femenina, por lo que así crearon el personaje de Yitzhak, interpretado por Miriam Shor. Fue un personaje difícil, que irradiaba cierta hostilidad, con un amor obsesivo hacia Hedwig. Ella cantaba, pero apenas le dejaban destacar, y no es hasta el final de la historia que por fin ocupa un lugar importante dentro de la banda.

En un principio, la obra parecía no interesar a nadie, ya que tenía mucho rock n’roll. Compraron una sala de representaciones en un hotel cercano al río Hudson y estrenaron en San Valentín de 1998. Se trataba del Hotel Riverview (Jane Street Theatre) en el barrio de las carnicerías de New York. De noche se convirtió en un lugar frecuentado por prostitutas y travestis. Como curiosidad hay que decir que en este hotel habían sido alojados los supervivientes de la tripulación del Titanic.

HEDWIG JANE THEATERLa obra fue representada siete veces a la semana durante diez meses. El personaje se había convertido en una carga para John Cameron Mitchell, que necesitaba un respiro. A partir de ahí se sucedieron los cambios en el rol protagonista: Michael Cerveris, Kevin Cahoon, Donovan Leitch… Y así hasta un largo etcétera en el que lo fascinante era comprobar que, a pesar de los cambios, la obra seguía funcionando debido a lo potente de su contenido. Cada vez un público más amplio se hacía seguidor del musical, y celebridades como Bowie, Lou Reed y Madonna dieron su beneplácito a la obra, que se llevó a otras ciudades como Boston, LA, Chicago, Londres o Manila.

Stephen y Ashley Bachner, una de las parejas inversoras del proyecto pensaron en que había llegado el momento de llevar a Hedwig a la gran pantalla, y New Line Cinema compró los derechos. Todos opinaban que John Cameron Mitchell debía interpretarla, y además, dirigirla, por lo que participó en los talleres de cine de Sundance, donde le asignaron un director de fotografía. En Los Angeles le hizo la prueba de casting a Michael Pitt, que iba a interpretar a Tommy, confirmando que era imposible que el propio Mitchell interpretara a los dos. La directora de casting en Canadá le comentó a Mitchell que habían encontrado a un niño que era muy parecido a él de pequeño. El niño en cuestión sabía hablar alemán y pasó a ser el joven Hansel, nacido tras el Telón de Acero, que tiene pocas pero grandes intervenciones en el film.

HEDWIG SUNGLASSES

Las inspiraciones más significativas fueron las películas de Fosse, “Lenny”, “All that jazz” y “Cabaret”. Mitchell quiso además improvisar algo de animación en la película, un arte que Hedwig fuera capaz de dibujar (realizado manualmente por la animadora Emily Hubley). El lado mitológico y el punk-rock se relacionaban entre sí, y una frase, “deny me and be doomed” sintetizaba a la perfección su esencia.

HEDWIG TOMMYLa gira de Hedwig, que es una excusa para seguir la estela de la gira importante (la de Tommy Gnosis, que ha triunfado después de robarle a Hedwig sus canciones), no tiene lugar en locales convencionales, sino en una serie de restaurantes de comida rápida de la cadena Bilgewater’s. El local utilizado en la película era siempre el mismo, pero se iba decorando de forma diferente según las ciudades en las que tocaban. En uno de los decorados se aprecia un par de barcos hundidos, quizás en recuerdo a aquellos marineros del Titanic que también se albergaron en el Hotel Overview en 1912.

John Cameron Mitchell no quería cantar en playback, por lo que la voz se grababa en directo. La música sonaba a través del amplificador de cada instrumento. El resultado fue darle el toque de una actuación en vivo. El director de fotografía hizo un trabajo magnífico, utilizando fotogramas más cuadrados para expresar el sentimiento de sentirse atrapado del personaje en Berlin (ejemplificado en la magnífica escena del horno). También fue una gran idea abrir una de las paredes de la caravana con poleas cuando la banda interpreta el tema “Wig in a box”. El material de Hedwig en el programa de Rosie O’Donnell data de 1996, cuando la obra era un musical Off-Broadway.

HEDWIG CONCERTAl contrario de lo que pueda parecer, el rodaje fue tan duro que apenas pudieron disfrutarlo. La recompensa llegó con el estreno en Sundance, donde fue todo un éxito y recibió el Gran Premio del Público, y también se destacó el trabajo de Mitchell como director.

“Hedwig and the Angry Inch” se ha convertido por méritos propios en una película de culto, y en un himno a la libertad, gracias a la búsqueda de la identidad y la autoafirmación. En el film, la parte narrativa no tiene tanta importancia como el peso emocional, y la(s) peluca(s) de Hedwig es el instrumento que simboliza todas aquellas decisiones y cambios que experimentamos hasta convertirnos en la persona que realmente somos. Al final de la misma, Hedwig se la cede a Yitzhak, que recoge el testigo que simboliza la búsqueda de la verdadera identidad.

HEDWIG DENY ME

Mención aparte merece la estupenda banda sonora, y vale la pena pararse atentamente a repasar cada una de las canciones que la forman.

  • Tear me down: El tema que abre la película presenta a Hedwig como un ser dividido en dos, como la propia ciudad de Berlín debido al Muro. Este muro separa la parte masculina de la femenina, un muro que al final será derribado. La dicotomía del protagonista se representa perfectamente con la metáfora del Muro.
  • Sugar Daddy: Es la canción country que sirve para presentar el divertido número del car wash, que Mitchell ya interpretaba en el musical Off-Broadway junto al Sargento Luther Robinson, quien representaba el sueño americano.
  • Angry Inch: El tema que narra la violenta operación de reasignación de sexo de Hedwig, “six inches forward and five inches back“. En el film se interpreta en un restaurante Bilgewater’s y se acaba formando una pelea.
  • Wig in a box: La peluca es el último regalo que Hedwig recibió de Luther y en la película la interpreta mientras se prueba varias pelucas en su caravana, haciendo mención a diferentes aparatos de música de la época. Es muy original la forma en la que abrieron la carvana en forma de escenario para que la banda tocara la canción.
  • The origin of love: Posiblemente el mejor tema de la banda sonora. Se basa en el discurso de Aristófanes en honor al dios Eros, recogido en el banquete de Platón. La canción habla de tres tipos de seres que habitaban nuestro planeta (hombre-hombre; mujer-mujer y hombre-mujer), los cuales fueron divididos por los dioses. Lo que llamamos “amor” es la búsqueda desesperada de la mitad que nos falta, pero es imposible completarlo del todo porque lo que pretendemos unir son nuestras almas y no solamente los cuerpos. La historia está narrada como si se tratara de un cuento infantil y animada por los dibujos de Emily Hubley.
  • Wicked little town: El tema de la canción es la historia de alguien que se enamora en una maldita ciudad de la que no puede escapar. En la película es el único tema que tiene dos versiones: la primera cantada por Hedwig, enamorado, con su banda de coreanas en un bar en el que entra Tommy; y la segunda por el propio Tommy, al final de la cinta, reconociendo lo mal que se ha portado con Hedwig por robarle sus canciones, aunque remarca que posiblemente no exista ninguna fuerza cósmica sobre ellos, que es lo que le impide a Hedwig avanzar.
  • The long grift: La canción habla del daño que Tommy infligió sobre Hedwig, y como éste no puede hacerlo debido a la emoción, está cantada por Yitzhak.
  • Midnight radio: La canción que cierra la película es un auténtico temazo. Contiene referencias a grandes mujeres que han sido una inspiración en la música, como Aretha Franklin, Yoko Ono, Patti Smith, Tina Turner y Nona Hendryx. Stephen Trask se encerró en casa durante días con libros de poesía para escribir este “Midnight radio”, donde la cantante femenina y el rockero unen las dos partes, que finalmente confluyen en una.

Lo dicho, una película ineludible.

Tags :

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *