Posteado el 25 junio, 2017 Por en Documental con 259 Visitas

“Las películas de mi vida” (2016)

Un  paseo cercano e ilustrativo por el cine francés

El director de cine francés Bertrand Tavernier decía en la presentación del documental que era una película necesaria ya que necesitaba dar testimonio de su admiración hacia personas que le han dado una felicidad inigualable: “Desde mi adolescencia -dice Tavernier- he experimentado grandes emociones que nunca he olvidado, como cuando descubrí La gran ilusión” (La grande Illusion, de Jean Renoir. 1937).

Este documental es la forma que Tavernier tiene para dar las gracias a ese cine que le ha salvado y le ha llenado a lo largo de toda su vida. Hay cineastas, guionistas, actores, compositores de bandas sonoras que iluminaron su vida y que siguen iluminándola.

Su admiración, como explica en el documental, fue aumentando aún más desde que se hizo director de cine, y quería mostrarlo no como crítico, sino como alguien que recuerda su juventud, y también, como cineasta.

Uno de los directores que con más emoción recuerda Tavernier y que más le ha influenciado en su carrera fue Jacques Becker por su manera de establecer sus prioridades en sus películas y de hacer que se tenga la impresión de que son los personajes los que escriben el guión. En el documental, Tavernier se detiene en la primera película que vio de Becker: Dernier Atout (1942) considerándola una obra maestra. Y recordando el término que acuñó Georges Orwell “decencia ordinaria” es decir, una serie de cualidades que consisten en tener en cuenta la colectividad, la historia y las raíces que Becker supo tan bien definir en toda su filmografía.

El hilo argumental pasa a los cines de barrio de su juventud e infancia, afirmando que Luc Mullet es el director que mejor los describe en su película Los asedios del Alcázar (Les sieges de l’Alcazar, 1989) y así reconoce el tipo de cine que se hacía en los 40, 50, 60, y 70 en Francia, en función de sus directores, actores, y situación política y social.

Betrand Tavernier, director del admirado Instituto Lumiere de Lyon, campa a sus anchas desglosando 40 años de cine francés de manera ilustrativa, cercana y comprensible. Proyectada en la pasada Seminci de Valladolid (2016), la película es una delicia para los amantes del cine en general y del francés en particular.

Tags : , , , ,

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *