Posteado el 29 enero, 2018 Por en Críticas con 58 Visitas

Los archivos del Pentágono

LOS ARCHIVOS DEL PENTÁGONO (“The Post”), de Steven Spielberg. 2017.

La victoria del periodismo

Spielberg nos acerca un momento clave de la historia reciente en el que la prensa americana, liderada por el Washington Post, desafiaba la prohibición de la administración Nixon de publicar unos documentos del Pentágono en los que se demostraba que se había mentido a la población durante décadas acerca del desarrollo de la guerra de Vietnam. Katharine Graham (Meryl Streep), presidenta del consejo editorial del The Washington Post, y su director, Ben Bradlee (Tom Hanks) lideran a la prensa en esta cruzada por evitar que Nixon restrinja la Primera Enmienda a la Constitución. Curiosamente, es la primera vez que ambos pesos pesados de la interpretación trabajan juntos.

El experto realizador aprovecha un momento idóneo, provocado por las tensiones con la administración Trump, para defender la libertad de expresión y el peligro que supone que la prensa esté controlada por los gobiernos. Graham es también la mujer que dio luz verde a los artículos de Bob Woodward y Carl Bernstein que destaparon el escándalo del Watergate, y que fueron inmortalizados en la grandiosa Todos los hombres del presidente (Alan J. Pakula, 1976). Como curiosidad, cabe señalar que en esa cinta Jason Robards interpretaba el mismo personaje que Tom Hanks en esta película. Spielberg aprovecha la ocasión para contar la historia de una mujer que encuentra su voz dentro del periódico que heredó de su padre y el cual pasó a dirigir después del fallecimiento de su marido. La misma voz que también encuentra un país marcado por la crisis.

El equipo habitual trabaja de nuevo a las órdenes de Spielberg, comandados por la terna mágica: el director de fotografía Janusz Kaminski, el montador Michael Kahn y el veterano compositor John Williams, rayando todos ellos a gran altura, como nos tienen acostumbrados. Spielberg intenta aprovechar al máximo una realidad histórica para presentar una película dinámica, ya que además de la resolución judicial, son igualmente importantes los tiempos que maneja el equipo para cubrir los plazos marcados para publicar. Como en sus mejores películas de aventuras, el director nos muestra en una secuencia un primer plano de la caja que contiene los archivos y que viaja debidamente supervisada en un avión, dotando a la trama de las características propias de un enigma que debe ser resuelto a tiempo.

La película fue rodada y montada en apenas 6 meses, obedeciendo a la premura por manifestar un discurso que encaja perectamente con la situación política actual. Al contrario que en la cinta de Pakula mencionada anteriormente, aquí la labor de investigación periodística es prácticamente testimonial y el guion se maneja en unos mínimos. Lo que nos quiere ofrecer el cineasta es un film dinámico en el que los rotativos trabajan al máximo en los sótanos del edificio del periódico y donde las entradas y salidas en las reuniones del consejo de administración están cargadas de tensión, sobre todo siempre que lo hace Katherine, una mujer en un mundo dominado por hombres. Meryl Streep pone el resto en una actuación meritoria, aunque Spielberg patina al darnos algunas pinceladas sobre la dimensión feminista de este personaje cuando es observada con admiración por otras mujeres al salir de los tribunales. Una reivindicación muy de hoy en día metida con calzador por un Spielberg al que siempre le gusta contemporizar con estos temas candentes.

Los archivos del Pentágono tiene en el trabajo de los actores y en la grandilocuencia de sus imágenes sus mejores bazas, aunque no pasa de ser una obra menor en la filmografía del magnífico director. Sin embargo, sabe superar con creces las prestaciones de la trabada y por momentos aburrida El puente de los espías (2015). Es indiscutible la calidad del realizador, pero este preciso y dinámico trabajo se antoja igualmente olvidable. Eso sí, mención especial para la escena con un Nixon con aires de villano de Star Wars

Tags : , , , , ,

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *