Posteado el 27 junio, 2016 Por en Cine Independiente con 837 Visitas

“Me and Earl and the dying girl” (2015)

ME AND EARL PROTAGONISTAS

“Me and Earl and the dying girl” (“Yo, él y Raquel” en España para mantener la rima), fue la gran triunfadora en el Festival de Sundance de 2015, donde se alzó con los galardones del Gran Premio del Jurado en categoría dramática y el ME AND EARL AND THE DYING GIRLPremio del Público, recibiendo una cerrada ovación después de la proyección. La película está basada en la novela debut homónima de Jesse Andrews, escrita en 2012. El propio Andrews fue el encargado de escribir el guión para adaptarla a la gran pantalla.

Dan Fogelman decidió producir el film después de leer un borrador de la novela. Sin ninguna experiencia previa, Jesse Andrews adaptó su novela y el guión apareció en la Black List de 2012, donde se recogen los mejores guiones que no han sido todavía llevados a la gran pantalla. El director Alfonso Gómez-Rejón se interesó por el proyecto, después de haber trabajado como asistente de producción y dirección de Nora Ephron, Martin Scorsese y González Iñárritu. Su propósito era dirigir la película dándole su toque personal.

La película se rodó en cuatro semanas con un presupuesto que no superó los 5 millones de dólares. Después de su estreno en Sundance, los derechos de la película fueron adquiridos por Fox Searxhlight por 12 millones de dólares, convirtiéndose en la mayor compra en la historia del festival. La fotografía se empezó a trabajar en Pittsburgh (Pennsylvania) rodando en Junio de 2014 las primeras escenas en el instituto. La casa familiar del propio Jesse Andrews en Point Breeze, natural de Pittsburgh, se utilizó como la casa de Greg en la película. La casa de Rachel estaba en Squirrel Hill, y la de Earl, en Braddock. Otras localizaciones fueron las de Schenley High School (que estaba cerrada desde 2008), The Andy Warhol Museum y Copacetic Comics, en Polish Hill. The Criterion Collection prestó su catálogo de cintas clásicas para la tienda de DVDs que aparece en la película.

ME AND EARL CHICOSBrian Eno puso música mezclando viejas partituras que no habían visto la luz con nuevas composiciones originales. Nico Muhly compuso la música de la escena inicial en el instituto y la de los créditos finales. Edward Bursh y Nathan O. Marsh hicieron un tremendo trabajo con la animación de las parodias de Greg y Earl de películas clásicas, incluyendo el corto final dedicado a Rachel, que quedó magnífico combinado con la pieza musical “The big ship”, de Brian Eno. Al contrario que en la novela, Gómez-Rejón creyó que el final debía demostrar el crecimiento artístico de Greg y expresar su amor por Rachel de forma abstracta, usando colors, texturas y formas parecdidas al trabajo de Stan Brakhage.

La película es un derroche de originalidad y nos narra la historia de unos personajes que se sienten diferentes al resto. Greg (Thomas Mann) y Earl (RJ Cyler), son dos compañeros de instituto que han forjado una relación de amistad desde qME AND EARL SOCKWORKue eran muy pequeños, una relación basada en su interés por el mundo del cine. Es curioso que el primero se refiera al segundo como su “ayudante” en lugar de su “amigo”, y es que ambos pasan el tiempo rindiendo tributo a películas clásicas realizando una serie de cortometrajes parodiando sus títulos. Así encontramos sus peculiar versión de “Anatomy of a burger” (“Anatomía de un asesinato”), “Brew velvet” (“Terciopelo azul”), “Death in Tennis” (“Muerte en Venecia”), “Scabface” (“El precio del poder”), “The seven seals” (“El séptimo sello”) y “A sockwork orange” (“La naranja mecánica”), entre otras. Un amor por el cine inculcado por un peculiar padre, que trabaja la mayor parte del tiempo en casa y con el que ven las películas de Klaus Kinski. Entre ellas, “Aguirre” y “Fitzcarraldo”, en la que se recrean (y el propio Greg llega a imitar) con el célebre enfado del temperamental actor alemán con el productor ejecutivo, Walter Saxer. Una retahíla de insultos que tenía congojado a todo el equipo y a los extras nativos de la selva amazónica, que ya habían padecido antes los desaires del malhumorado Kinski.

ME AND EARL LIBRO

Greg tiene analizados a todos los estudiantes del instituto y los clasifica por grupos. Las situaciones que más lo asustan son las reuniones en el comedor, donde interactúan todas las tribus. Él y Earl pasan gran parte del tiempo en el despacho de su profesor de historia, otro peculiar personaje interesado en la cultura oriental y que tiene como lema “respect the research“. La historia empieza cuando la madre de Greg obliga a éste a visitar a una compañera del instituto, Rachel (Olivia Cooke), que ha sido diagnosticada con una leucemia y tiene que seguir un tratamiento. Aunque al principio lo hace a regañadientes, los jóvenes descubren con el paso de los días (la película es un diario que cuenta los días de su amistad, que empieza a forjarse muy pronto) que tienen mucho en común, y Rachel, mucho más centrada en temas pragmáticos de la vida, echa una mano a Greg en decisiones que él es incapaz de tomar, como su solicitud para ingresar en una universidad para el siguiente curso.

ME AND EARL PADRE CAT STEVENSLa película contiene muchos guiños culturales, además de todas las películas mencionadas. El gato de la familia se llama Cat Stevens, como el músico británico; Greg le habla al poster de Lobezno en el cuarto de Rachel y la respuesta de éste es la voz del propio Hugh Jackman; y hay un explícito homenaje a “Los 400 golpes” de Truffaut con el póster que tiene Greg en su cuarto y los acordes de la película, que suenan cuando el protagonista la está visionando en su ordenador.

La gran originalidad de la que hace gala la película se combina con la fuerza y alcance de su mensaje. “Me and Earl and the dying girl” es una excelente amalgama de drama y comedia, repleta de diálogos llenos de ingenio; una historia de amor, finalmente condenada, que consigue conmovernos, sobre todo en una magistral escena final que nos deja con el corazón en un puño. Las interpretaciones de Mann y Cooke son sublimes y el resto de personajes resultan encantadores, con una puesta en escena realmente prodigiosa.

En definitiva, estamos ante un film que propone una manera distinta de narrar una historia cotidiana, y que supone una demostración de que el trabajo apasionado, conjugado con el talento, es una combinación que conlleva el éxito asegurado.

Tags :

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *