Posteado el 11 enero, 2018 Por en Críticas con 200 Visitas

Mudbound

MUDBOUND, de Dee Rees. 2017.

El pasado dividido de América

Mudbound es una de las propuestas más ambiciosas de la plataforma Netflix en el terreno del largometraje hasta la fecha. Basada en la novela homónima de Hillary Jordan y dirigida por Dee Rees, que había sorprendido gratamente con el retrato de una chica afroamericana con conflictos de identidad en Pariah (2011), la película trata de temas como el odio racial, la guerra, el valor de la familia y la fraternidad. El trabajo coral de los actores es uno de los puntos fuertes de esta película ambientada en una zona rural de Mississippi durante los últimos años de la Segunda Guerra Mundial.

Después de una inquietante introducción que dará lugar a un largo flashback, se presentan a los miembros de las dos familias protagonistas, los McAllan y los Jackson. Henry McAllan (Jason Clarke) se promete con la joven Laura (Carey Mulligan), a la vez que ésta conoce también al hermano de Henry, Jamie (Garrett Hedlund), el miembro más carismático de la familia. Junto a ellos, el patriarca, Pappy McAllan (Jonathan Banks), quien será el personaje que posteriormente se erija como el paradigma del odio racista.

La acción se centra en cómo los McAllan son engañados al comprar una propiedad y entran en contacto con la familia de color Jackson, quienes trabajan de sol a sol confiando que algún día puedan poseer sus propias tierras. La interacción entre las familias deja de manifiesto que los negros son víctimas de las injusticias de un mundo dominado por los blancos, un mensaje que aunque pueda resultar reiterativo, siempre ha sido el motor de grandes argumentos. Sin embargo, Mudbound es una película demasiado cómoda, que pierde algo de fuelle cuando el melodrama clásico se apodera de su narración. Sin posibilidades de alcanzar la belleza de El color púrpura (Steven Spielberg, 1985) o la crudeza de 12 años de esclavitud (Steve McQueen, 2013), en Mudbound el guion de Virgil Williams y la propia Dee Rees se suaviza para ser apto para todos los públicos, restando al conjunto final.

El mencionado anteriormente Jamie y Ronsel (Jason Mitchell), el hijo mayor de la familia negra, son el centro de los acontecimientos después de regresar de la guerra, hecho que los une en una suerte de amistad terapeútica. El primero sufre un trastorno de estrés postraumático, mientras que el segundo demuestra su inadaptación al regresar a una sociedad donde es un ser de segunda clase, echando de menos la normalidad con que había sido tratado en Europa, donde incluso tiene un hijo con una mujer alemana. Así, la Segunda Guerra Mundial hace tangible la intolerancia de la división en Estados Unidos y la percepción de Ronsel muta de héroe a villano. En este sentido, sí que es un acierto que la película pretenda ser un equilibrio entre las dos realidades y analice también en paralelo las vicisitudes de ambas familias.

El trabajo de fotografía de Rachel Morrison se enfoca en un contraste de luces y sombras que representa metafóricamente la vida de los protagonistas, donde el barro -su color, su olor-, es muy importante para la ambientación de la historia, como idea de unas vidas que se están construyendo y se derrumban con facilidad. El barro es, por tanto, un elemento común a todos los protagonistas. En el apartado musical destaca la inclusión de la canción Mighty river, interpretada por la propia Mary J. Blige, que también tiene una intervención destacada en el papel de Florence Jackson.

Al igual que lo hicieran films como Matar a un ruiseñor (Robert Mulligan, 1962) o En el calor de la noche (Norman Jewison, 1967) en su momento, Mudbound sirve de fiel retrato de una sociedad podrida y decadente que necesita un cambio radical desde sus cimientos. Siendo una buena película, alabada en Festivales como Sundance o Toronto, no consigue alcanzar cotas mayores debido a su afán en simplificar su argumento. Podría haber sido algo realmente grande…

Tags : , , , , , , , ,

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *