Posteado el 6 junio, 2018 Por en Críticas con 51 Visitas

Han Solo: Una historia de Star Wars

HAN SOLO: UNA HISTORIA DE STAR WARS (“Solo: A Star Wars Story”), de Ron Howard. 2018.

Un film de aventuras que no corre riesgos

Este nuevo spin-off nos muestra los primeros pasos de Han Solo, uno de los personajes más carismáticos de la saga Star Wars gracias al savoir faire de Harrison Ford. Como era de esperar, la película es una cinta de aventuras clásica con el único propósito de cosechar una buena recaudación, aunque al menos se puede disfrutar, sin esperar nada espectacular ni revolucionario, como un western galáctico con ligeros toques de humor.

La historia transcurre posteriormente a La venganza de los Sith (George Lucas, 2005) y antes de Rogue One (Gareth Edwards, 2015) y Star Wars (George Lucas, 1977). Uno de los alicientes de la película es remontarse al inicio de la amistad entre Han Solo y Lando Carlrissian -interpretado por un elegante Donald Glover- dos personajes que pugnan por pilotar el Halcón Milenario y también por quién de los dos es el personaje más carismático de la historia… título que gana, sin discusión, el segundo de ellos.

Ron Howard pilota -después de las discrepancias de LucasFilm con los realizadores que iban a dirigir el proyecto en un principio- un discreto guion de Lawrence Kasdan en una película visualmente floja para lo que cabría esperar -especialmente desangelada y confusa resulta la escena de la carrera por el corredor de Kessel “en menos de 12 parsecs”-. Para mi gusto, la mejor secuencia es la que narra el robo al tren Conveyex, un momento en el que Solo tiene que demostrar su valía para ganarse un puesto dentro del grupo liderado por Beckett (Woody Harrelson) y Val (Thandie Newton).

Si bien desprende cierta nostalgia la escena en la que Solo y Chewbacca se conocen y se convierten en inseparables, la introducción de algunos personajes como el androide L3 -que se permite lanzar mensajes reclamando igualdad y hasta incluso confesar su amor por Lando-, y el desdibujado villano Dryden Vos (Paul Bettany), solamente aporta más frialdad al conjunto, un producto destinado a llenar las arcas de forma mecánica, sin un atisbo de alma… Howard es un narrador correcto, pero no sabe imprimir carácter a las escenas de acción, que destacan por su falta de garra.

El esfuerzo de Alden Ehrenreich -que consiste básicamente en tratar de emular la vertiente gamberra de Ford- es estéril, al igual que su trasnochada historia de amor con Qi’ra (Emilia Clarke). Como todo en la película, y debido a una alarmante falta de profundidad, estos elementos contribuyen a vulgarizar el Universo Star Wars un poco más. Una película sin riesgos que solamente puede contentar a seguidores incondicionales de la saga y en la que lo mejor es deleitarse con el Han Solo theme del maestro Williams.

Tags : , , , , , ,

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *