Posteado el 18 febrero, 2018 Por en Críticas con 198 Visitas

The party

THE PARTY, de Sally Potter. 2017.

Una fiesta de hipocresía moral

Sally Potter compone una sátira social y política en una película rodada con un elegante blanco y negro que apenas supera la hora de metraje (71 minutos). Janet (Kristin Scott Thomas) reúne en su casa a una serie de amigos para celebrar su nombramiento como ministra del gobierno, pero en el encuentro acaban surgiendo secretos de la vida de cada uno de ellos que arruinan la velada, cambiando drásticamente el rumbo de los acontecimientos.

El mayor logro del film es contar con un grupo de actores más o menos en estado de gracia -sobre todo, cabe destacar el trabajo de Patricia Clarkson en el papel de April- y un guion que pretende resultar mordaz, fluído y directo para epatar en el espectador. El resultado es desigual: algunos de los personajes resultan tan caricaturizados que provocan cierta vergüenza ajena -tal es el caso de Tom (Cillian Murphy) y Jinny (Emily Mortimer)- y el guion acaba pecando de altas pretensiones, aunque Potter se permita cerrar la película con cierta frivolidad, como queriendo quitar hierro a su irreverente propuesta.

La realizadora, quien nos deleitó con una muy buena versión de Orlando (1992), utiliza el film como arma reivindicativa para tocar temas como la manipulación en nuestra sociedad, la hipocresía moral y la manera en la que cada uno entiende la sinceridad respecto a su vida. Además, Potter se permite hacer una crítica de la feminidad, la maternidad y el lesbianismo a través de la pareja interpretada por Cherry Jones y Emily Mortimer, en la que el personaje de Clarkson se erige como una especie de alter ego de la directora. Ésta no deja títere con cabeza, empezando por su compañero Gottfried (Bruno Ganz), quien aboga continuamente por la defensa de la espiritualidad en lugar de confiar en la medicina científica.

El formato del film emula a una pieza teatral en un espacio cerrado y el lenguaje intenta ser lo más directo y preciso posible, utilizando el humor en todo momento, aunque de forma demasiado forzada en muchos pasajes. En definitiva, la sensación que me deja esta propuesta es la de estar ante un film con tintes experimentales que cree tener en el desorden y los giros de guión sus mayores virtudes, cuando precisamente son los elementos que lastran este intento de comedia negra.

Tags : , , , , , , , ,

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *