Posteado el 23 mayo, 2018 Por en Críticas con 77 Visitas

The wall

THE WALL, de Doug Liman. 2017.

La escenificación de un duelo a muerte

Doug Liman dirige esta producción de Amazon Studios -muy alejada del diseño de producción de otros trabajos suyos tales como Al filo del mañana (2014) o Barry Seal (2017)- en la que nos traslada al desierto de Irak, donde tiene lugar un tenso enfrentamiento entre el soldado estadounidense Isaac (Aaaron Taylor-Johnson) y un francotirador iraquí llamado Juba. La película propone una puesta en escena minimalista en la que se muestra la filmación de unos cuerpos en tensión luchando por mantenerse vivos en un reducido espacio físico.

Isaac se encuentra junto a su compañero Matthews (John Cena), destinado en Irak, vigilando la construcción de una enorme tubería. Matthews resulta malherido por un francotirador desde un edificio lejano, y la historia trata del intento de Isaac por rescatar a su compañero, del que no sabe a ciencia cierta si continúa con vida, escondido detrás de una débil pared de piedra, sin agua e incomunicado. El guionista Dwain Worrell nos introduce al enemigo, al que nunca vemos, a través de unas comunicaciones que entabla con Isaac, durante las cuales tratará de engañar, confundir y desafiar al soldado norteamericano. El enfrentamiento a vida o muerte está serviddo.

El film no es más que la historia de dos hombres que tratan de sobrevivir dándose caza mutuamente. La puesta en escena juega un papel esencial, ya que estamos ante un duelo limitado por un espacio físico reducido, en el que ninguno sabe exactamente cuál es la ubicación exacta del enemigo. El sol abrasador, que juega malas pasadas dificultando la visión, la voz desafiante de Juba -al que nunca vemos- y el sonido de las balas conforman los elementos clave de la ambientación donde se derime el duelo.

The wall no renuncia a algunas licencias para avanzar narrativamente en la trama, en la que nuestro héroe se enfrenta a la frialdad de un enemigo que demuestra que jamás hay que infravalorar a un adversario. No estamos ante una película redonda, ni mucho menos, y en algunas ocasiones el tedio supera a la tensión suscitada por el enfrentamiento de los dos francotiradores, pero el gran tratatmiento del espacio donde transcurre la acción y las emociones trasmitidas por Isaac consiguen mantener el interés del espectador hasta el final.

Tags : , , , ,

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *